Aria FXE. Un exótico deportivo, híbrido y con 1.165 caballos

Aria FXE

Estamos siendo testigos de un cambio importante en el sector del automóvil, uno de los más importantes de los últimos años y puede que la historia de esta máquina. La automoción, ahora más que nunca, afronta el objetivo de la reducción de emisiones de forma trascendental. Gobiernos y asociaciones presionan de manera constante y sin piedad, mientras los conductores comienzan a tener una percepción muy diferente. Materiales ligeros, electrónica asistiendo al conductor en casi todos los apartados y una electrificación masiva son la carta de presentación del automóvil del futuro.

Todo está en marcha, comenzó hace muchos años con la investigación sobre tecnología eléctrica para automoción, con el lanzamiento de coches como el Toyota Prius y con la involucración de gobiernos y otras entidades. Que marcas como Ferrari, McLaren o Porsche hayan puesto en circulación deportivos con motor híbrido –gasolina y eléctrico– es una muestra esclarecedora de hacia dónde se dirige el sector. Hay marcas como Lexus que ya no vende diesel y centra su ofensiva de mercado en los híbridos, mientras otras como Volvo, han comunicado que en 2020 sólo venden automóviles electrificados –tanto híbridos como eléctricos puros–.

Aria FXE vista tres cuartos trasera

Hay otros como Tesla que lo apuestan todo a la electricidad con resultado sorprendentes y que verán como otros fabricantes seguirán sus pasos de aquí a unos años. No obstante, el futuro más inmediato es la hibridación, así lo ha demostrado el mercado. Es el paso más lógico hacia la desaparición del motor de combustión y al parecer, el único posible si se quiere mantener el nivel de prestaciones de muchos grandes deportivos, al mismo tiempo que se superan las normativas de homologación y se pretende ofrecer una usabilidad cada día más limitada, debido a los numerosos cortes a la circulación en el centro de las grandes ciudades por episodios de alta contaminación.

No sorprende por tanto, que aparezcan por doquier todo tipo de propuestas tanto eléctricas como híbridas y además, anunciando cifras de escándalo, como así ocurre con el Aria FXE, un deportivo de armas tomar y de origen norteamericano que se ha presentado hace poco con motivo del Salón del Automóvil de Los Ángeles. Un coche que desde el primer momento, destila potencia y prestaciones con un diseño afilado como pocos.

KIA GT4 Stinger
KIA GT4 Stinger

Aria Group es uno de los principales suministradores de soluciones de diseño, ingeniería y fabricación de la industria del automóvil. Cuenta con más de 20 años de experiencia y aunque no te suene su nombre, has visto multitud de trabajos desarrollados por esta agencia. Como el KIA GT4 Stinger, un prototipo presentado en 2014 por la firma surcoreana. El Devon GTX también es un desarrollo de Aria Group, un deportivo de altos vuelos creado por Devon Motorworks basado en el Dodge Viper o el Mazda Furai, un espectacular prototipo con motor rotativo –conocido como Wankel por su inventor– que desgraciadamente acabó calcinado. Si te parece poco esta presentación, han trabajado en el desarrollo de diversos elementos –siempre relacionados con medios de transporte– para películas como Los Vengadores, Tron, Hombres de Negro 3 o Transformer 4: La era de la extinción.

Un portfolio abrumador que les otorga una credibilidad destacada. Las únicas dudas que surgen respecto a su creación, al Aria FXE, vienen dadas por sus cifras anunciadas. Como viene ocurriendo desde que existe el automóvil, todos los pequeños fabricantes se tiran a la piscina con modelos de órdago, con una ingeniería aplicada espectacular y siempre fabricados con materiales de los denominados ‘exóticos’ o ‘nobles’. Tales como fibra de carbono, aluminio, magnesio y similares.

Parte delantera del Aria FXE

Propuestas cuyo precio alcanza cifras mareantes, provocando que pocos compradores puedan decantarse por su producto tan sumamente exclusivo que acaba sus días en meras colecciones u olvidados por el poco peso que tiene su nombre en un sector tan complicado como el del automóvil. No todo el mundo, por mucho dinero que tenga –y con mucho queremos decir millones de euros–, está dispuesto a llevarse un coche firmado por un fabricante sin credenciales anteriores. Sin credenciales en coches de producción, claro. Aunque Aria Group haya colaborado con grandes fabricantes, su nombre no aparece en ninguno de ellos.

Aún y así, el Aria FXE resulta, como se dice vulgarmente, ‘un pepino’. La compañía americana dice, que cuando el superdeportivo llegue a producción –previsto para 2019–, contará con 1.150 cv y 1.785 Nm de par que se encargan de mover 1.565 kilos de peso. No cabe duda que de ser verdad, sería un hueso duro de roer en un circuito. No en balde, anuncia un sprint hasta los 100 km/h en tres segundos y una velocidad punta de 354 km/h. Tremendamente rápido.

Detalle de las parte trasera del Aria FXE

Todavía está en fase de desarrollo y queda al menos, otro año más de trabajo. Esto supone que existan ‘vacíos’ en su ficha técnica que deberían ser comunicados en un futuro a medio plazo. Como se ha comentado anteriormente, es un híbrido. Combina motor de combustión y motor eléctrico –en este caso dos, sobre las ruedas delanteras– pero se desconocen las prestaciones de su batería al igual que su posición. Tampoco se sabe anda de autonomía o de prestaciones puramente eléctricas o si, en realidad, incorpora un modo de conducción donde sólo funcionen los motores eléctricos.

Aria Group ha especificado otras cosas que, indiferentemente a lo comentado, son muy interesantes. Equipa un motor V8 de 6.200 centímetros cúbicos sobrealimentado, que eroga sobre las ruedas traseras 730 cv, estando asociado a un cambio automático de siete relaciones. Los dos motores eléctricos suman otros 547 cv convirtiendo al Aria FXE en un coche con transmisión a las cuatro ruedas.

Aria FXE vista lateal

Para su construcción se ha elegido la fibra de carbono. Abarca desde el chasis de tipo monocasco, hasta los paneles de su carrocería y las espectaculares llantas fabricadas por la conocida HRE –además monotuerca–. Se ha empleado impresión 3D para la fabricación de muchos componentes y las mencionadas llantas calzan neumáticos Pirelli P-Zero Trofeo R de 265 y 325 milímetros, en 21 pulgadas. Dicen que el chasis se fabrica mediante un ‘revolucionario metodo’ que está pendiente de patente.

Únicamente se fabricarán 400 unidades y el precio sólo se ha comunicado a clientes realmente interesados en adquirir uno. Estamos, sin lugar a dudas, ante una rareza que acabará sus días en una colección sin ver la luz del sol y muy posiblemente, olvidado de aquí a unos años. Una lástima de ser así…


Aria FXE. Un exótico deportivo, híbrido y con 1.165 caballos
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *