Audi RS4. El retorno del icono RS

Audi RS4

El retorno del icono RS. Así lo anunció la propia Audi en su comunicado de prensa y la verdad, no es para menos cuando se trata del heredero directo del mítico Audi RS2. Aquella ranchera con genes Porsche –fueron ellos quienes lo fabricaron y además, ponían frenos y llantas entre otras cosas– que tanto dio que hablar en su momento.

Aunque, como es obvio, desde aquel Audi RS2 hasta el actual Audi RS4 Avant, ha pasado mucho tiempo y lo único en común es el motor turbo, la tracción total y la carrocería familiar. El resto es otro cantar y con sólo ver su estampa ya te puedes hacer una idea de lo que puedes esperar.

Audi RS4

El tema de la estética es un poco polémico en Audi. No se puede decir que sean coches feos –a excepción del nuevo A8 y del Q7, como apunte personal–, pero llevan muchos años lanzando al mercado modelos casi clónicos. Automóviles que desde lejos cuesta mucho diferenciar por su excesivo parecido. Pero cuando hablamos de las versiones ‘Renn Sport’, las cosas se tornan muy diferentes y con cada nueva generación, se presentan más radicales, mucho menos recatados que antes.

Usando el mencionado RS2 como punto de partida, podemos apreciar un cambio de rumbo bastante claro. El modelo que inició la saga se muestra muy comedido. Tiene sus detalles en el frontal o en la zaga, pero en general es un coche discreto.No obstante, según han ido apareciendo las diferentes evoluciones del RS4 la agresividad se ha vuelto patente. Desde el primer Audi RS4 con motor ‘by Cosworth’, con sus marcados pasos de rueda, hasta el actual que tienes en las imágenes cuyo frontal te deja clara sus intenciones, el diseño ha ido ganando tanta potencia como el propio coche.

Detalle trasero Audi RS4

Al parecer, cuando crearon esta nueva generación del RS4, los diseñadores se inspiraron en el brutal Audi 90 quattro IMSA GTO. Un modelo totalmente monstruoso con el que la marca compitió en el IMSA GT a finales de los 80 y principios de los 90. Y no sólo monstruoso por su aspecto, sino también por los 720 CV a 6.000 rpm provenientes de un cinco cilindros de 2.190 centímetros cúbicos.

No es, evidentemente, tan desproporcionado como el Audi 90 quattro IMSA GTO, pero el nuevo RS4 destaca mucho por su frontal, con una clara mueca de pocos amigos, donde los nuevos faros tintados –MATRIX LED– ayudan bastante. Destacar también los pasos de rueda ensanchados 30 milímetros, que recuerdan a la generación ‘C6’ del Audi RS6. Aquella con el descabellado V10 de Lamborghini.

Audi RS4 vista lateral

Detalles que, como siempre, esconden prestaciones a la altura. Para empezar, el motor es el V6 de 2,9 litros biturbo, configuración que recuerda al V6 biturbo ‘Cosworth’ del RS4 ‘B5’ de 1999. Incluso la cilindrada es similar. Audi anuncia 450 CV, la misma cifra que ofrecía el RS4 lanzado en 2012 –código B8– al que sustituye nuestro protagonista. No así el par, que aumenta en 170 Nm y se coloca en 600 Nm disponibles entre 1.900 y 5.000 rpm.

Este motor ha recibido algunas atenciones especiales por parte de los ingenieros de Audi. La carrera de los pistones se ha reducido hasta los 86 milímetros –se ha reducido 3 milímetros– y se mantiene el diámetro de los mismos. La cilindrada exacta es de 2.894 centímetros cúbicos y pesa 182 kilos. Con 31 kg menos que al V8 atmosférico al que sustituye. Los turbos, uno para cada bancada, soplan a una presión de 1,5 bares y están montado en el centro de la ‘V’. De esta forma, se acortan los conductos de escape hasta los turbos y se mantiene la admisión alejada de los mismos –los colectores quedan en los exteriores de la V–. Así se logra un diseño compacto, una mínima pérdida de flujo y reducir la respuesta de los turbos.

Interior Audi RS4

Se ha instalado un circuito de refrigeración separado tanto para la culata como para el bloque de cilindros. Los colectores de escape están integrados en la culata y también reciben refrigeración mientras que Audi afirma haber empleado un nuevo concepto para el accionamiento de la cadena de distribución. Los piñones que accionan los árboles de leva, tienen una forma ligeramente ovalada para compensar picos de fuerza, que recibe su movimiento mediante cadenas que suben desde el árbol de equilibrado, situado en la zona baja de la V.

Por supuesto, el sistema quattro de tracción a las cuatro ruedas es el responsable de poner sobre el suelo las cifras mencionadas, que le llegan a través del cambio Tiptronic de ocho relaciones que por su parte, cuenta con una configuración más deportiva. El sistema quattro tiene una configuración asimétrica, mandando más potencia al eje trasero –40/60–. Si la situación lo requiere, puede enviar hasta el 70% al eje delantero y el 85% al eje trasero. También incorpora un sistema de control selectivo de par para cada rueda.

Selector del cambio Audi RS4

Haber dejado por el camino el V8 atmosférico con sus 4.200 centímetros cúbicos no ha supuesto una pérdida a tenor de los datos, o bueno sí, una pérdida de 80 kg. Aunque, como es costumbre en todos los coches modernos, el Audi RS4 Avant presentado en Frankfurt sigue estando gordo con una tara de 1.790 kg. No dicen si es en seco o en orden de marcha, sólo dicen ‘peso final’.

Todo el conjunto se encuentra 7 milímetros más cerca del suelo respecto a un Audi A4 ‘normal’ con suspensión deportiva, debido al nuevo tren de rodaje. En opción estará el sistema ‘RS sport plus con Dynamic Ride Control’. o dicho de una manera menos pomposa, una suspensión diseñada para controlar los movimientos de la carrocería. No es un sistema nuevo, sino el conocido de otros modelos con los amortiguadores conectados diagonalmente mediante conductos hidráulicos.

Saga Audi RS4

Audi admitirá pedidos del nuevo RS4 Avant a partir de otoño. Su precio es de 96.900 euros y la llegada a los concesionarios españoles está prevista para comienzos de 2018.

Como se decía al inicio, Audi lo anuncia como el regreso del icono RS. Un familiar de altos vuelos capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y de llegar a los 280 km/h con el paquete RS Dynamic.


Audi RS4. El retorno del icono RS
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *