Bentley Flying Spur V8 S Black Edition, alta gama vestida de negro

Bentley

Alta gama, lujo, distinción. Si todo esto lo unimos para crear un automóvil, muy seguramente tendrá su procedencia en Reino Unido. Allí, un coche no es una simple máquina, existe una enorme cultura relacionada con la industria automovilística y además, tienen una forma de entender este invento un tanto especial.

Los coches fabricados en Reino Unido suelen destacar por su estilo, su clase y su amor por el lujo. Son modelos de alta gama destinados a todos aquellos que gustan de la calidad, pero al mismo tiempo de otros muchos detalles que afectan a todo lo relacionado con un vehículo como puede ser el tacto de conducción, la sensación general a bordo o por supuesto, la imagen.

Sirva como ejemplo las marcas que allí tienen establecida su sede, como pueden ser Aston Martin, Lotus, Jaguar, Land Rover o las más famosas e icónicas (junto a Aston Martin), como son Rolls-Royce y Bentley.

Alta gama, si. Pero con el negro como bandera

Interior Bentley Flying Spur Black Edition

Esas dos últimas marcas mencionadas son, quizá, el máximo exponente del lujo y del gusto por el detalle, por los materiales de la más alta calidad o por cuestiones más subjetivas que no todo el mundo termina por apreciar. Son marcas que una vez estuvieron unidas marcando tanto su presente como su futuro. Durante ese tiempo, Rolls-Royce representó lo máximo en cuanto a lujo y distinción. Un rancio abolengo que Bentley dejó un poco de lado por explotar otra rama más dinámica y deportiva.

Caminos que hoy, con ambas compañías en manos de dos marcas alemanas (Rolls-Royce con BMW y Bentley con Volkswagen-Audi), siguen siendo su carta de presentación. Rolls-Royce continúa como el máximo exponente en cuanto a sofisticación, lujo y calidad, mientras que Bentley suma a la ecuación la deportividad y la presencia en competición.

Modelos como el que ves en las fotos son el mejor ejemplo de lo que se dice: el Bentley Flying Spur V8 S Black Edition. Una edición especial cuya denominación deja lugar a pocas dudas, y cuyo precio de cerca de 230.000 euros sin extras y los 521 CV de su motor, ponen sobre la mesa el lujo y la deportividad que se espera de un coche firmado por Bentley.

Alta gama, si. Pero con el negro como bandera. Un tono que abarca todo el coche o casi, habiendo desaparecido toda clase de cromados de su carrocería. Sólo destacan las pinzas de los frenos, pintadas en color rojo. No obstante, si no quieres que destaquen tanto, las puedes pedir en color negro sin coste… aunque, ¿que importa unas pinzas de freno cuando puedes pagar más de 200.000 euros por un coche?

Un motor V8 biturbo para mover los 2.500 kg de lujo y clase

coches de alta gama

Esos 521 CV se ven acompañados por 680 Nm de par. Cifras que prometen un empuje más que considerable y que proceden de un motor V8 biturbo de 4.000 centímetros cúbicos. A él se une un cambio automático firmado por la prestigiosa firma ZF que a su vez, se une a un sistema de tracción total desarrollado por Audi.

Marca que por cierto, también pone el chasis procedente del Audi A8 ‘D3/4E’ (fabricado hasta 2010) construido totalmente en aluminio pues el lujo, no tiene porqué estar reñido con la innovación y la tecnología. Aunque también es cierto que no se ha podido evitar que se dispare el peso hasta rondar los 2.500 kg.

Una masa que no parece afectar a sus prestaciones, pues acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y es capaz de alcanzar los 306 km/h.

Bentley Flying Spur V8 S Black Edition, alta gama vestida de negro
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *