BMW M5. Llega la tracción total

Nuevo BMW M5 4x4

El BMW M5 es uno de los sedanes deportivos más conocidos, respetados y apreciados del mercado. Un automóvil que acumula 34 años en el mercado, desde que se lanzara el BMW M535i, aunque no fue hasta el año siguiente, en 1985, cuando BMW Motorsport lanzó al mercado el primer y auténtico BMW M5.

La receta de aquel primer M5 fue relativamente sencilla. Al BMW M535i, un modelo que ya había conquistado a la prensa especializada, se le monta el bloque M88. Esto es, un motor de seis cilindros en línea y 3,5 litros procedente directamente del BMW M1. Se efectúan pequeñas modificaciones para alcanzar los 286 CV que son suficientes para acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y para llegar a los 250 km/h.

BMW M5 vista lateral

Aquel primer BMW M5 no era un coche para todo el mundo, estaba sobre motorizado según los medios de la época y además, es el más escaso y cotizado de todos los M5. Una saga de automóviles que todavía perdura, recibiendo un nuevo integrante. Pero no uno cualquiera, sino el más revolucionario de toda la saga. Se trata de la sexta generación, un modelo que pasará a la historia por desechar la propulsión en favor de la tracción total.

Incorporar un sistema de tracción a las cuatro ruedas puede ser un problema para los puristas, siempre dispuesto a quejarse por cualquier chorrada. La adopción del 4×4 acaba siendo una opción lógica en la evolución del BMW M5. Por mucho que haya quien se queje, el paso del tiempo conlleva una evolución y un aumento de las prestaciones que lo hacen necesario. Pero pueden estar tranquilos, pues se trata de una transmisión especial, un sistema que a la seguridad y eficacia que tiene una transmisión a todas las ruedas, se le une la diversión y deportividad de un propulsión.

Interfaz del sistema 4x4 del BMW M5

Dicho sistema de tracción total es la principal novedad del nuevo BMW M5. Se trata de una evolución del conocido sistema xDrive de la marca, pero tiene algunas particularidades que lo hacen especial. El objetivo es el mismo que cualquier otro equipo 4×4: mejorar motricidad, aumentar estabilidad y hacer que la entrega de potencia al asfalto sea más eficaz. Su funcionamiento por defecto es el mismo que el resto de sistemas xDrive de BMW, pero estrena un modo de funcionamiento único y específico ‘2WD’.

No hay que ser muy listo para comprender que desde la marca, han querido mantener la esencia del BMW M5 a pesar de contar con un sistema de tracción total. ¿Habría sido más sencillo dejarlo como propulsión? Evidentemente si, lo más sencillo sí, pero no lo más coherente teniendo un V8 biturbo con 750 Nm de par bajo el capó delantero. El caso es que el sistema de transmisión a las cuatro ruedas cuenta con tres modos de funcionamiento: 4WD, que resulta el que se activa por defecto; 4WD Sport, que envía más potencia al eje trasero (con diferencial autoblocante); 2WD, modo que desconecta por completo el eje delantero y apaga el control de estabilidad.

BMW M% derrapaando en pista

Bajo el nombre de ‘M xDrive’, el sistema de tracción pone al BMW M5 en la misma liga que los Audi RS6 y Mercedes-AMG E63. Pero también hace del sedán un coche gordo, muy gordo: 1.930 kg DIN (1.855 kg UE). Al menos tiene en su defensa el tamaño (4.965 x 1.903 x 1.473 mm) y que monta un motor V8 de 4.400 centímetros cúbicos.

Frank van Meel, presidente del consejo de administración de BMW GmbH, comenta lo siguiente respecto al sistema de tracción total:


‘Gracias al M xDrive, el nuevo M5 puede conducirse en la mezcla familiar de deportividad y precisión sin igual tanto el circuito como en carretera abierta, y, a su vez, deleitar a los conductores con su estabilidad direccional y capacidad de control significativamente mejoradas para poder conducir al límite de sus prestaciones en condiciones adversas como en mojado o nieve’.


Motor V8 del BMW M5

Esta sexta generación del BMW M5 incorpora, como la anterior, un motor V8 con tecnología TwinPower Turbo. Son 4.395 centímetros cúbicos asistidos por dos tubos de nueva factura, un sistema de inyección que trabaja a mayor presión (359 bares) y un nuevo escape con colectores cruzados en cada bancada. Declara 600 CV entre 5.600 y 6.700 rpm, junto a los mencionados 750 Nm de par, que comienzan a estar disponibles desde sólo 1.600 rpm (y llega hasta 5.600 rpm).

La caja de cambios también es conocida, la ‘M Steptronic’ de ocho relaciones que incorpora un radiador de aceite propio para soportar el mal trato en circuito. Se añade el sistema ‘Drivelogic’ típico de los BMW M con tres modos de actuación, entre lo que destaca el manual, que no pasa a una marcha superior aún habiendo llegado al corte de encendido.

Puesto de conducción del BMW M5

Para continuar con la tradición deportiva de la saga y que el hecho de equipar un sistema de tracción total no sea un lastre, el desarrollo del M5 ha necesitado visitar diversos circuitos además de recorrer las carreteras de medio mundo. La marca destaca el circuito de Miramar, al sur de Francia y evidentemente, Nürburgring en Alemania. Asimismo, destaca otra serie de cosas…

La suspensión delantera de doble horquilla es completamente nueva. Se han rediseñado todos los componentes teniendo en cuenta las nuevas cinemáticas y elastocinemáticas del nuevo M56 xDrive. La suspensión trasera, compuesta por cinco brazos, también se ha visto modificada para adaptarse a las circunstancias. Se añaden soportes de goma (silentblock) más duros, barras estabilizadoras más rígidos y unas horquillas inferiores que según BMW, se han optimizado para ofrecer mayor rigidez. No terminan aquí las cosas, podemos destacar una barra adicional de acero (x-brace) y un tirante transversal de aluminio de la torreta al mamparo y dos soportes de la torreta a la parte delantera que aumenta todavía más la rigidez de la parte anterior.

BMW M5 Firs Edition vista tres cuartos trasera

Esto decía timo Glock tras probar el nuevo BMW M5:


‘Gracias al M xDrive, el nuevo M5 va más allá de la conducción ágil y precisa que cabía esperar, sino que también ofrece un notable impulso en la tracción y control del vehículo, tanto en situaciones cotidianas como en situaciones en las que supere el límite dinámico’.


Ser miembro de la familia BMW M conlleva muchas cosas y una de ellas es contar con una imagen específica que demuestre, sutilmente, lo que se esconde bajo su silueta de sedán. No obstante y comparado con los M2, M3 y M4, este nuevo BMW M5 pierde cierta garra estética. Es curioso ver como Mercedes, siempre caracterizada por una estampa más recatada, tiene diseños más atractivos y deportivos que BMW. Es como si estuvieran cambiandose los papeles.

BMW M5 First Edition vista tres cuartos frontal


‘El BMW M5 siempre se ha materializado la mezcla perfecta de sólida berlina ejecutiva y componentes de alto rendimiento. Así se puede considerar que el BMW M5 es el traje a medida más rápido del mundo.’ Domagoj Ducker, vicepresidente de diseño de BMW M y BMW i.


Como colofón y siguiendo la moda reinante, se ha creado el BMW M5 First Edition. 400 unidades con mayor equipamiento, un sobreprecio de algo más de 22.000 euros euros y un color exclusivo de tonalidad mate llamado ‘Frozen Dark Red Metallic’, llantas de 20 pulgadas y terminación específica del habitáculo. Los precios del nuevo BMW M5 se quedan, finamente, en 136.600 euros y 158.845 euros para el First Edition.


BMW M5. Llega la tracción total
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *