Las cinco mejores berlinettas V8 de Ferrari

Berlinettas V8 Ferrari

Hablar de Ferrari es entrar en polémica, en un debate que podría durar días. Los seguidores de la firma italiana se cuentan por millones, peros sus detractores son igual de numerosos. Ferrari ha logrado una fama inusitada, no existe nadie en el mundo que no haya oído alguna vez el nombre de esta empresa italiana y además, el fabricante de Maranello ha logrado otra cosa que nadie, hasta el momento, ha conseguido: vender toda su fabricación, a precios astronómicos y eligiendo a sus compradores. Si esto último no da una idea de lo especial que es esta marca, nada puede hacerlo.

Pero no siempre ha sido así. Ferrari arrastra, aunque no lo parezca, una imagen de marca frágil. Durante muchos años, allá por la década de los 70 y 80, sus coches no ofrecían una calidad como la actual; materiales pobres, ajustes poco cuidados, electrónica y electricidad problemáticas. Incluso en los últimos años, han sufrido episodios de combustiones espontáneas, debidas a péquelos fallos de fabricación. Y todo sin contar con lo espectacular que resulta, por elevado, el coste de mantenimiento de un modelo de Ferrari.

Ferrari 458 Speciale
Ferrari 458 Speciale

Nimiedades que no importan a quienes e fijan –y se pueden permitir– en la marca, detalles que se han ido subsanando con la llegada de las diversas generaciones de modelos. Coches que han ido contribuyendo a fortalecer la imagen de un fabricante que ya es parte de la historia del automóvil. Es un fabricante prepotente y altanero, tremendamente exclusivo, tecnológicamente muy avanzado y con un palmarés envidiable. Ferrari es un fabricante muy especial, le pese a quien le pese, el rival a batir en algunos aspectos.

Por todo esto, que se haya creado una lista, en la que sólo tienen lugar cinco modelos muy concretos, es todo un atrevimiento. No obstante, la lista de la que hablamos no engloba a todos los coches del Cavallino Rampante y no ha sido creada por unos desconocidos. Por un lado, se trata de una lista sobre las cinco mejores berlinettas V8 de Ferrari, ideada por la nueva publicación ‘Enzo’, enfocada completamente al mundo Ferrari. Publicación que forma parte del mismo grupo editorial propietario de nombres como Octane y AutoExpress. Cabeceras de referencia en Reino Unido en cuanto al mundo del automóvil se refiere.

Ferrari 360 Modena
Ferrari 360 Modena

Además, no han sido los miembros de esta nueva revista quienes han llevado a cabo la selección. Ellos pusieron en marcha una encuesta, sonde participaron 4.500 fanáticos de Ferrari. Los resultados son muy interesantes, así como las sorpresas. Una lista que presenta modelos relativamente modernos, y aunque incluye algo de historia, echamos en falta algunos modelos que, a nuestro parecer, merecen estar en lista de las cinco mejores berlinettas V8 de Ferrari más que ciertos integrantes de la misma.

5º. Ferrari 308 GTB

Ferrari 308 GTB

Presentado en los salones de París y Londres de 1975, el Ferrari 308 GTB estaba diseñado por Pininfarina y fabricado por Scaglietti. Mantenía el motor V8 del 308 GT4 diseñado por Bertone y que fue un fracaso por su discutido diseño, aunque para la ocasión tenía cárter seco. Este cambio permitía colocar el motor más bajo y se mejoraba la refrigeración gracias a la presencia de una mayor cantidad de aceite.

Su lanzamiento hacia desaparecer la marca Dino, que había creado Enzo, para los modelos que salían de la fábrica de Maranello equipados con motores V6 y V8, en lugar del majestuoso V12, auténtica obsesión del ‘Commendatore’. También suponía un paso adelante para Ferrari en muchos apartados, como una mayor calidad de fabricación y un habitáculo más confortable.

Ferrari 308 GTB vista tres cuartos trasero

El Ferrari 308 GTB era el primer modelo de la marca en montar una carrocería de fibra de vidrio –a excepción del capó delantero, que era de aluminio–. De hecho, la compañía italiana no ha vuelto a usar esta solución en ningún modelo de gran producción. Bajo dicha realización de fibra de vidrio, había un chasis tubular en el que se anclaba el motor V8 a 90º, con 2.926 centímetros cúbicos, cuatro carburadores Weber 40 DCNF y una caja de cambios manual de cinco relaciones. Rendía 255 cv –240 cv las versiones americanas, que además tenían paragolpes más grandes y una luz rectangular en las aletas–. Aceleraba de 0 a 100 km/h en seis segundos, alcanzando una velocidad máxima de 244 km/h.

4º. Ferrari F430

Ferrari F430

La llega del Ferrari F430 supone una revolución en la marca. Se trata del sustituto del bonito 360 Modena –que a modo de adelanto, ni siquiera está en la lista– y la primera berlinetta V8 en verse influenciada en cada tornillo, por la investigación y posterior desarrollo de soluciones, llevada a cabo por la división de competición de la marca, la conocida Gestione Sportiva. Representa igualmente la aplicación masiva de la electrónica en un modelo de calle dentro de Ferrari.

En el F430 todo era primicias: diferencial electrónico ‘E-Diff’, inicialmente desarrollado para Fórmula 1. Aparecía el famoso ‘manettino’ en el volante, para la gestión de los sistemas electrónicos del vehículo. El cambio secuencial con mandos en el volante cobraba más protagonismo, con una gestión casi mágica capaz de cambiar de marcha en 150 milisegundos, mejorando el funcionamiento en modo totalmente automático. También era uno de los modelos Ferrari que mayor explotación de la aerodinámica realizaba, mostrando un gran difusor trasero llegando a lograr un ‘dowforce’ de 280 kg a 300 km/h.

Ferrari F430 vista lateral

Colocado entre los asientos y el eje trasero, había, evidentemente, un motor V8 también a 90º. Era un propulsor totalmente nuevo, con 4.308 centímetros cúbicos, heredero de todo lo aprendido en competición por la marca. Anunciaba 490 cv y 465 Nm de par. Incorporaba inyección electrónica, rendía 114 cv por litro de cilindrada y aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, llegando a una máxima de 321 km/h.

Su primera aparición pública fue en septiembre de 2004. Con motivo del Salón de París y se fabricó hasta 2009. Tuvo una edición especial, a modo de final de producción, el Ferrari F430 Scuderia. Era lo máximo del modelo, con una reducción de peso –100 kg– a base de fibra de carbono, eliminación de material acústico, ventanillas de lexan y una potencia aumentada hasta los 515 cv. También tenía una nueva gestión para el cambio secuencial que lo hacía más rápido y una puesta a punto diferente del diferencial electrónico.

3º. Ferrari 488 GTB

Ferrari 488 GTB

El Ferrari 488 GTB representa un nuevo cambio en la saga de las berlinettas V8 de Ferrari. Por un lado, marcaba el retorno de las típicas denominaciones de la marca, donde el número hace referencia al cubicaje unitario de cada cilindro, mientras que las siglas GTB son por ‘Gran Turismo Berlinetta’. También supone el regreso del turbo a las berlinettas V8 de Maranello, tras haber aparecido antes en el Ferrari California T.

La última berlinetta V8, lanzada al mercado en el año 2015, es lógicamente, la más avanzada tecnológicamente y también, técnicamente. Un compendio sobresaliente de toda la experiencia de Ferrari tanto en la Fórmula 1 como en competiciones de GT. Igualmente, este espectacular modelo explota todos los conocimientos adquiridos durante la última década a través del programa XX –del que hablaremos en algún otro momento– que se centra en la creación de vehículos extremadamente Racing, que clientes de Ferrari pueden pilotas exclusivamente en circuito. Sesiones de tandas en pista, que sirve para el desarrollo de multitud de soluciones técnicas y tecnológicas.

Ferrari 488 GTB vista trasera

Nuevamente, la aerodinámica es un apartado fundamental en su desarrollo, que, al contrario de muchos protagonistas de esta lista, no ha sido diseñada por Pininfarina. El Ferrari 488 GTB es una creación casi integra del Centro Stile de Maranello. Su esbelta carrocería es capaz de generar 325 kg de apoyo aerodinámico a 250 km/h. Incorpora en el difusor unas aletas de geometría variable, que gestionadas por un cerebro electrónico, ajustan el equilibrio entre el incremento de carga aerodinámica –flaps cerrados– y la reducción del llamado ‘drag’ –flaps abiertos–. Además, monta un spoiler ‘soplado’ patentado por la marca, que mediante una toma de aire en la base de las ventanillas traseras y una salida de aire en el paragolpes, procura un apoyo aerodinámico tal, que permite prescindir del típico alerón.

Detalles increíbles que se conjugan con un motor V8 de 3.902 centímetros cúbicos con la última tecnología desarrollada por la marca. Es el V8 más potente fabricado hasta la fecha por Ferrari –de calle, se entiende–, que gracias a la asistencia de dos turbos, rinde 670 cv y un par máximo de 760 Nm. Acelera de 0 a 200 km/h en 8.3 segundos, llegando a los 330 km/h. Además, ha sufrido un ingente desarrollo para reducir fricciones, emplea cigüeñal plano asegurando un motor muy compacto, con masas más cerca del suelo, así como una mejor dinámica de fluidos interna.

2º. Ferrari F355 Berlinetta

Ferrari F355 Berlinetta

Cuando Pininfarina dibujó los trazos del Ferrari F355 Berlinetta, creó uno de los modelos más bonitos de la marca. Estamos hablando de un deportivo, que a pesar de haber sido presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1994, sigue siendo totalmente actual. Quizá, y sólo quizá, el empleo de unos faros retráctiles delate su edad, pues se trata de una solución que los fabricantes desecharon hace muchos años. No obstante, la berlinetta representaba en su momento, una fuerte influencia por la cultura y la experiencia de la marca, combinadas con las innovaciones que el equipo de Ferrari había desarrollado.

Hay quien piensa que el Ferrari F355 Berlinetta lo tuvo fácil. Tuvo que sustituir a un coche que no fue demasiado popular y hasta ha sido tildado como el peor Ferrari de la historia: el 348 GTB. Pero están totalmente equivocados. Ese hecho, obligaba a la marca a dar el ‘Do de pecho’, a sorprender y a innovar de manera importante. Debían resarcirse de sus errores y no era suficiente con evolucionar el 348, había que revolucionar y romper por completo con el modelo anterior. Por eso, los ingenieros revisaron y reformularon el motor por completo, se hizo un profundo estudio aerodinámico, desarrollando, además, un habitáculo nuevo mucho más ergonómico y confortable.

Ferrari F355 Berlinetta tres cuartos trasero

El Ferrari F355 Berlinetta era una obra maestra de ingeniería. Todo el automóvil se articulaba sobre un chasis monocasco de acero, con subchasis trasero tubular para los soportes flexibles del motor –silentblock–. La carrocería era mayoritariamente de aluminio y todos los bajos estaban carenados, para equilibrar la carga aerodinámica entre ambos ejes. Las suspensiones eran independientes con triángulos de brazos desiguales y contaban con amortiguadores de gas, regulables electrónicamente en función de dos opciones de funcionamiento.

Colocado en posición central trasera, el motor también suponía un paso adelante muy importante. La cilindrada llegaba a los 3.496 centímetros cúbicos, tenía culatas de cinco válvulas –mejoraba ostensiblemente el rendimiento del motor–, bielas de titanio, cárter seco y una potencia específica de 19 cv por litro de cilindrada. Es decir, el motor generaba 380 cv y 363 Nm de par, permitiendo superar los 295 km/h, acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y cubrir el kilómetro desde parado en 23.7 segundos. Siempre, según datos de la marca.
En 1999 dejó la línea de producción al Ferrari 360 Modena.

1º. Ferrari 458 Italia

Ferrari 458 Italia

Antes del cambio de década, en 2009, aparecía el Ferrari 458 Italia. La última berlinetta con motor V8 atmosférico, cuyo canto del cisne fue el magistral 458 Speciale y que bien podría haber entrado en la lista. El trabajo que Ferrari llevó a cabo con el 458 Italia fue tal, que le sirvió al modelo para ser galardonado con más de 30 premios internacionales entre los que destacan el ‘Best Performance Engine’ –motor con mejores prestaciones– y el ‘Best Engine Above 4 Litres’ –mejor motor de más de cuatro litros–. Una carta de presentación intimidante.

Desde el mismo momento de su presentación, la crítica fue unánime; el hecho de ganar el ‘World Performance Car of the Year’ es una clara muestra. Pero el Ferrari 458 Italia no fue alabado únicamente por sus prestaciones, ni siquiera era el coche más rápido de su categoría; lo que más destacó la prensa especializada fue su espectacular comportamiento y las sensaciones que otorgaba su conducción. El ingente desarrollo tecnológico incorporado, hacía que cualquiera pudiera llevarlo muy rápido en circuito, pero sorprendía por la naturalidad con la que lo hacía y la implicación del conductor que conseguía. Un prodigio tecnológico superlativo.

El motor era el punto culminante de una berlinetta que dejó anticuados a muchos de sus rivales. Su arquitectura, inspirada más que nunca en la competición, era totalmente nueva. SE había desarrollado para alcanzar el histérico régimen de 9.000 rpm, algo nunca visto en un coche de producción. Además, le permitía declarar una potencia específica de 127 cv/litro, l más alta de un motor atmosférico de calle. Tenía 4.499 centímetros cúbicos, la altura de compresión de redujo al mínimo, el grosor de los segmentos montados en los pistones fueron diseñados para reducir pérdidas por rozamiento y los mismos pistones tenían faldas con revestimiento de grafito. La potencia llegaba a los 570 cv y el par máximo era de 540 Nm.

La caja de cambios era otra de las innovaciones introducidas en el Ferrari 458 Italia. Era el tipo de doble embrague, desarrollado para que el tiempo entre marchas sea totalmente nulo. Esta transmisión se combinaba con la tercera generación del diferencial electrónico llamado ‘E-Diff 3’. También hacía uso de una carrocería que contaba con aerodinámica activa –de los primeros modelos de calle en usarla–. Los bigotes del frontal, por ejemplo, son flexibles –aeroelásticas– y a determinada velocidad, modifican su posición por la incidencia del flujo de aire, reduciendo la resistencia al avance y mejorando la velocidad punta.

Ferrari F430 Scuderia
Ferrari F430 Scuderia

Dentro de la gama Ferrari, las berlinettas V8 representan la deportividad más pura, dentro de los cánones de cada generación. Son modelos que buscan la precisión, la diversión al volante, dejando a los grandes V12 el honor de ocupar el lugar de los grandes Gran Turismo de lujo, potentes y rápidos, pero menos ágiles y certeros; menos Racing. Y los que aquí presentamos, son las mejores berlinettas V8 de Ferrari, según los fans de la marca. Como dijimos al principio, a nosotros nos faltan representantes y sí, también nos sobran. Pero está claro que esta lista, no dejará indiferente a nadie.

Las cinco mejores berlinettas V8 de Ferrari
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *