McLaren Senna. Sentido y brutal homenaje

McLaren Senna

McLaren, como fabricante de coches de calle, es una marca joven. Realmente joven. Pero su trayectoria va camino de seguir el mismo ritmo que ha tenido en competición, donde está presente desde muchos años antes. Esta compañía británica, al igual que uno de sus máximos rivales –Ferrari–, se creó por y para los circuitos. Bajo el nombre de Bruce McLaren Motor Racing, inició su andadura en 1963 como constructor de automóviles de competición. Desde su primer modelo, lanzado en 1964, los éxitos no han parado de llegar.

Con los coches de producción ha ocurrido algo similar. Su primera tentativa ya dio muestras de una capacidad sobresaliente. Fue un coche muy exclusivo –apenas 100 unidades en seis años–, pero sorprendió desde el primer momento; posición de conducción central, motor V12 de BMW creado ex profeso, más de 650 cv y más de 360 km/h. El McLaren F1, puesto en circulación en 1992, sentó las bases en el automovilismo deportivo e incluso, coches como el increíble Ferrari F50, se vieron afectados por la larga sombra del F1. Una sombra tan sumamente larga, que todavía sigue cubriendo parte del sector del automóvil deportivo.

McLaren Senna tres cuartos trasero

El McLaren F1 está considerado, a día de hoy, como el mejor deportivo de la historia. Y esto es decir mucho. Cuando la firma dio finalmente el paso, hacia la fabricación de coches de calle en grandes tiradas –miles de unidades al año–, todo el mundo miró hacia atrás en el tiempo y fijó su atención en el F1 con la idea de comparar los nuevos McLaren de calle, con aquel vehículo que sigue siendo el sueño para muchos aficionados. Al final, el camino fue otro pero innovando y usando toda la experiencia en competición acumulada. Incluso se usó un nombre –poco afortunado– que hacía clara referencia a la Fórmula 1: McLaren MP4-12C. Aunque su diseño resultaba un poco anodino –al menos para quien esto escribe–, sus prestaciones y las soluciones empleadas dejaron muy claro que no se conformaban con nada.

Así se ha ido viendo con cada evolución y con cada nuevo modelo, destacando el brutal McLaren P1 con motor híbrido o el último modelo en llegar, el McLaren 720S. Incluso su línea de diseño ha evolucionado exponencialmente tomando como inspiración del mencionado P1 y ahora, cualquiera de los modelos británicos entra por los ojos de lleno hasta el subconsciente, donde anidará por mucho tiempo. Especialmente las carrocerías abiertas, cuya línea resulta tremendamente equilibrada –de nuevo, para quien esto escribe–.

McLaren Senna visto de frontal

El caso es que la ambición de McLAren no ha decaído en ningún momento. De hecho, en realidad ha ido en aumento con cada paso que han dado. Contrasta mucho con sus resultado en Fórmula 1, donde llevan varios años arrastrándose cual gusano. Por un lado, tienen en el horno el McLaren BP23, llamado a ser el sucesor espiritual de aquel F1 de los 90, incluyendo su posición de conducción central y además, tienen lo que ellos llaman ‘Ultimate Series’. Coches de órdago cuyo único fin es ser rápido. Muy rápido. sin concesiones. sin compromisos. Familia de la que forma parte el McLaren P1 y que ahora, demostrando una vez más la máxima ambición que se ha mencionado antes, recibe un nuevo miembro. Se trata además, no sólo de un miembro muy especial, un coche brutal y radical en todos los apartados, sino que se encuentra imbuido en un halo se sentimentalismo.

Fibra de carbono por doquier, 800 caballos, 1.198 kg en seco y la máxima tecnología a la que tiene acceso la marca, así como un nombre que ha quedado para la historia del automóvil: Senna. Desde Woking han querido homenajear a uno de los mejores pilotos que ha tenido la Fórmula 1 –hay quien asegura, es el mejor piloto de todos los tiempos– con un coche especial, superlativo y muy rápido. Un modelo con un aspecto controvertido y que provocará toda clase de comentarios, pero también capaz de destrozar todos los cronos que le pongan como objetivo. Es un coche para circular vías públicas, que no te engañe su estampa, aunque bajo tan ‘complicado’ traje hay un coche de competición.

McLaren Senna visto de perfil


‘Estamos muy orgullosos del nombre utilizado para nuestro último coche de las Ultimate Series. Este proyecto realmente está influenciado por los valores de Ayrton Senna: la concentración en un único propósito de ser el más rápido en pista’. Bruno Senna, embajador de McLaren.


Todas y cada una de las formas del McLaren Senna se han visto supeditadas a los datos procedentes del túnel de viento. No busca ser bonito, busca ser eficaz, eficiente en pista. Por eso tiene esas enormes entradas de aire delante de las ruedas traseras, o todas las aberturas del frontal. Como ha declarado Bruno Senna –sobrino de Ayrton y embajador de McLaren–, el único propósito del nuevo Ultimate Series es ser el más rápido en pista y para eso, no es necesario ser bonito. También es cierto que para gustos los colores y cada uno tendrá una opinión al respecto. Pero el equilibrio estético no ha sido su objetivo. Además, incorpora los últimos avances de la marca en aerodinámica activa, incluyendo una función de aerofreno para el gigantesco alerón trasero.

Habitáculo del McLaren Senna

Colocado en posición central trasera –entre los asientos y las ruedas traseras–, anclado al chasis monocasco de fibra de carbono de tercera generación, se encuentra el conocido V8 4.0 Biturbo de McLaren. Una evolución del propulsor que monta el 720S con 800 cv y 800 Nm, desechando hibridación y yendo un tanto a contracorriente. Supone perder algo de potencia frente a sus rivales –del orden de 200 cv–, pero se permite conseguir un peso mínimo: 1.298 kilos en seco. Son 85 kg menos que el 720S y entorno a los 200 kg menos respecto al McLaren P1. O dicho de otra manera: 660 cv por tonelada. Lógico que pueda anunciar un sprint en 2,8 segundos y un 0 a 300 km/h en 16,5 segundos.


‘El objetivo era crear el coche más rápido posible en pista pero capaz de seguir montando una matrícula para circular por la calle. Es nuestro coche más rápido, el nivel del P1 en circuito.

El P1 era más un coche de calle, aunque con un gran comportamiento en pista cerrada. El futuro McLaren BP23 será más cercano a un superGT capaz de llevar a tres pasajeros y su equipaje a gran velocidad. Todo gira en torno a las prestaciones, pero cada uno con su propia identidad’. Andy Palmer, responsable de las Ultimate Series.


Asientos del McLaren Senna

Pero además, en el McLaren Senna se ha cuidado mucho los detalles. Por ejemplo, el sonido se ha diseñado –sí, se puede diseñar un sonido, o al menos provocar uno en concreto– para crear una sensación de inmersión, de unidad con el coche. El aislamiento acústico es el mínimo necesario y según dicen, ni siquiera se han filtrado las vibraciones del motor. También incorpora toda la tecnología que McLaren tiene disponible incluyendo tres modos de conducción –Comfort. Sport y Track– y el llamado RaceActive Control II –regula el comportamiento del chasis actuando sobre la suspensión hidráulica y sobre la aerodinámica activa–.

Su habitáculo es una clara muestra de ese cuidado por el detalle. La fibra de carbono es dueña y señora de la situación, cubriendo casi todo lo que alcanza la vista. No hay florituras estéticas, todo es sencillez, como en competición. Existe la posibilidad de sustituir algunas piezas de fibra de carbono en puerta y techo por otras de cristal.

El McLaren Senna se presentará oficialmente en el Salón de Ginebra, en marzo. Sólo se fabricarán 500 ejemplares y se venderán al precio de 853.000 euros. Es un coche superlativo, espectacular y posiblemente, más rápido que un McLaren F1 en pista cerrada. Aunque nunca llegará a eclipsar su leyenda. Si es, por otro lado, una demostración que su trayectorio con los modelos de calle, sigue la misma senda que los de competición.


McLaren Senna. Sentido y brutal homenaje
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *