Mercedes-Maybach Clase S. Máximo exponente del lujo y el refinamiento

Mercedes-Maybach

Piensa por un momento en algún modelo que represente lo que cualquier persona podría identificar como un coche de alta gama. Piensa en lo que debe ofrecer un coche así, en aquello que un conductor ‘normal’ puede considerar necesario. ¿Se te ocurre algo en concreto?

Si eres aficionado al automóvil, te habrán venido decenas de modelos a la cabeza y multitud de accesorios y características necesarias en un coche que se considere de alta gama. Pero fuera del mundillo, los nombres que se suelen barajar como ‘alta gama’ son siempre los mismos: Audi, BMW, Mercedes, Rolls-Royce… son los más conocidos y los que más calado tienen entre los conductores.

Ese hecho tiene un motivo más que justificado, ya que son las marcas más famosas y, exceptuando firmas como Rolls-Royce que están a un nivel excesivamente alto, se encuentran al alcance de mucha gente. Eso hace que se vean muchas unidades por las carreteras, que sumado a toda la fama acumulada, consiguen ser siempre la referencia en cuanto a representación y calidad.

Mercedes-Maybach Clase s

No obstante, sólo una marca es la referencia principal en el universo de la alta gama para el común de los conductores: Mercedes. La firma alemana, cuyo nombre comercial es tan español como la tortilla de patatas (es un nombre de mujer, desde mucho antes de ser el nombre de una marca de coches), se ha colocado desde siempre como la marca en la que todo el mundo piensa cuando se trata de hablar de coches de lujo. Y no es por casualidad, sino que se lo han ganado a pulso.

Muchos aficionados pensarán que Mercedes ya no es lo que era, que la calidad de sus coches ha bajado mucho y que se han ‘vendido’ con tal de ganar dinero. Pero hay algo que no tienen en cuenta, y es que parte de la culpa de que eso haya pasado, la tienen ellos mismos, los propios aficionados. Si Mercedes quiere vender tantos coches como cualquier marca generalista y ponerse al nivel, por ejemplo, de Audi (que aunque premium, tiene un éxito destacado), necesita bajar los precios y para ello, es obligado recortar en algunos apartados.

Pero lejos de generalizar esa práctica, los modelos más altos de Mercedes no recortan en nada, en ningún apartado, dejando claro porqué es la marca de referencia cuando se trata de automóviles de alta gama. Y entre esos ‘modelos grandes’, el máximo exponente es el Mercedes-Maybach Clase S. La variante más lujosa, potente y cara de la ‘Sonderklasse’ (significado de la letra ‘S’ y traducido como ‘Clase Especial’).

Interior Mercedes-Maybach Clase S

El Mercedes Clase S nació, según sus propios creadores, para ser el mejor automóvil del mundo. Un objetivo extremadamente ambicioso que sólo una marca como esta pueda plantearse. Para mantener al modelo en esa línea y con unos rivales que cada día, aprietan y ponen las cosas más difíciles, los alemanes han puesto en liza la gama Mercedes-Maybach.

Maybach fue una firma creada, precisamente, con un objetivo similar: crear lo mejor del mundo. Pero por diversos avatares del destino, terminó en manos de Daimler-Benz, el grupo empresarial especializado en automoción que controla, entre otras marcas, Mercedes y smart. Ahora, da nombre a lo más excelso de Mercedes y no hablamos de un simple acabado, sino de automóviles creados sin tener en cuenta los costes de desarrollo y producción.

La aspiración a ser lo mejor en estos coches como nuestro protagonista, el Mercedes-Maybach Clase S 2017, es perceptible desde el primer golpe de vista. Pero además, cosas como los asientos, la climatización, las sensaciones de conducción o los sistemas electrónicos toman otro cariz en este coche.

PLazas Traseras Mercedes-Maybach Clase S

Hablamos de un automóvil que mide 5,27 metros de largo, 1,90 metros de ancho y 1,49 metros de alto. Supera las dos toneladas de peso. La tecnología incorporada incluye funciones de conducción autónoma entre múltiples dispositivos más. Sus motores pueden llegar a los 630 CV. Y el precio… se dice que si preguntas por ello, dejas claro que no puedes permitirtelo pero, se puede adelantar que llega a superar los 200.000 euros con mucha holgura.

Tapicería de piel de primerísima calidad. Asientos ergonómicos, regulables, con climatización y masaje. Maderas nobles. Aluminio. Fibra de carbono. Incluso, siempre que el cliente así lo desee, puede incluir hasta inserciones de plata. El Mercedes-Maybach Clase S sólo incorpora ‘lo mejor de lo mejor’. Sirva como ejemplo el sistema ‘Energizing Comfort Control’, capaz de modificar el ambiente (climatización, masaje, luz ambiental, música) en función del estado de ánimo de sus ocupantes.

El Mercedes-Maybach Clase S sólo se ofrece en dos versiones, las cuales se diferencian salvo ciertos detalles, por el motor y el sistema de transmisión. Por un lado y como la versión más ‘pequeña’, está el Mercedes-Maybach S560 4MATIC. Modelo que equipa un motor V8 biturbo de 4.000 centímetros cúbicos de 469 CV, tracción total y tiene un precio de partida de 158.450 euros. Como tope se encuentra el Mercedes-Maybach S650, cuyo motor pasa a ser un enorme V12 biturbo de 6.000 centímetros cúbicos capaz de entregar 630 CV sólo a las ruedas traseras. Su tarifa de partida es elevadísima: 250.200 euros.

No extraña, viendo lo que puede llegar a ofrecer, que el Mercedes Clase S fuese el coche de lujo y alta gama más vendido a lo largo del año 2016.



Fotos del Mercedes-Maybach Clase S



 

Mercedes-Maybach Clase S. Máximo exponente del lujo y el refinamiento
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *