Volkswagen Arteon. ¿Puede un fabricante generalista ofrecer un modelo premium?

Volkswagen Arteon

¿Puede un fabricante generalista ofrecer un modelo premium? Una pregunta que muchos se han hecho y que otros, directamente, han intentado responder poniendo en liza precisamente, modelos con aspiraciones premium. Y vamos a decir ‘aspiraciones’, por no afirmar ni desmentir nada al respecto. La idea no es crear polémica, sino atacar el tema de una forma que sea, mínimamente, interesante.

Vamos a empezar por el hecho, totalmente demostrable, de que la palabra premium está totalmente denostada y actualmente, cualquier cosa puede ser premium. Por ejemplo, un compacto firmado por una marca generalista y un precio medio de 20.000 euros, es imposible que ofrezca sensaciones y calidad premium. Sólo tenemos que compararlo con compactos realmente de alta gama como puede ser el Audi A3 o el BMW Serie 1, cuyos precios parten por encima de los 25.000 euros en ambos casos. Es más, el Audi A1, que es un coche perteneciente a la categoría del SEAT Ibiza, tiene una tarifa que ya supera los 18.000 euros en su versión más simple y barata.

Volkswagen Arteon vista de tres cuartos trasera

Es cierto que nos siempre es el precio el que marca la categoría de algo, aunque también es raro que algo de calidad tenga un coste de adquisición relativamente bajo. Por tanto, sirve de base para saber si estamos ante algo con aspiraciones o algo que realmente, ofrece todo lo que se espera de un producto de alta gama. Hay que tener en cuenta que los productos de alta gama, suelen emplear mejores materiales que elevan el precio final.

Así nos encontramos con muchos fabricantes denominados generalistas, como por ejemplo Citroën, intentando hacerse hueco en un segmento dominado por las grandes marcas alemanas como Mercedes o la mencionada Audi, con un producto que por fabricación, prestaciones y equipamiento, es merecedor del apelativo ‘premium’. Pero como está fabricado por una marca de menor caché, no tiene el éxito ni el reconocimiento merecido. Caso del Citroën C6, un gran coche infravalorado completamente.

Vista frontal del Volkswagen Arteon

Se trata de un fenómeno que no le ocurre a Volkswagen. La firma alemana, creadora del más que mitificado Golf, no es un fabricante de coches premium. No nos confundamos con esto, ojo. De hecho, son propietarios de Audi y entrar en el segmento de la alta gama sería ponerse a sí mismos la zancadilla. Por tanto, repetimos, Volkswagen no es un fabricante premium. Si podemos decir que dentro de los generalistas, la marca tiene un mayor caché y una mejor percepción por parte de los conductores debido principalmente a la fama que ha ido acumulando el Golf y a sus posteriores modelos.

Volkswagen hace muy buenos coches. Son automóviles muy sencillos de conducir, diseñados para que te sientas como en casa aunque sea la primera vez que te subes a uno, con un comportamiento muy neutro y una calidad de fabricación muy elevada. Son fiables, gastan poco y aunque su coste de adquisición está por encima de la media (pero por debajo de las marcas consideradas premium), su éxito en el mercado está más que demostrado. Incluso tras el escándalo provocado por los motores diésel manipulados. Pero sus productos están un escalón por debajo de los ofrecidos por sus primos de Audi y por tanto, del resto de fabricantes rivales de ellos.

Puesto de conducción del Volkswagen Arteon

No obstante, esa imagen de marca que ha ido acumulando Volkswagen les permite aventurarse sin sufrir consecuencias como otros, en segmentos vetados por lo general, a firmas destinadas a las masas. El mejor ejemplo que se puede tener es el Volkswagen Phaeton, un modelo que luchaba directamente con coches como el Mercedes Clase S y que a pesar de no tener el éxito esperado, tampoco fue un fracaso. Otro ejemplo es el Volkswagen Touareg, el SUV de gran tamaño cuyas ventas son un rotundo éxito. Un modelo que desprende categoría y que muchos han terminado adquiriendo precisamente por esa imagen de coches premium.

Ahora, vuelve a echarle jeta, a poner su logotipo frente a Mercedes, frente a BMW, frente a Jaguar y sí, también frente a Audi, con un modelo que ya desde el primer momento, luce tremendamente atractivo: el Volkswagen Arteon. Con este coche, pretenden cubrir el hueco dejado por el Volkswagen CC y el hueco que ocupaba el mencionado Volkswagen Phaeton. Un hueco entre dos mundos que le lleva a enfrentarse con algunos modelos muy dispares como el BMW Serie 4 Gran Coupé o el nuevo y súper atractivo KIA Stinger.

Asientos delanteros del Volkswagen Arteon

El Volkswagen Arteon comparte muchas cosas con otros modelos del grupo, como viene siendo costumbre en Volkswagen-Audi Group. Es precisamente lo que ha permitido al conglomerado industrial alemán crear modelos con una calidad destacada sin que por ello, los precios suban en exceso. Son auténticos especialistas en sinergias, abaratando costes de desarrollo y producción. Así, el nuevo Arteon, que ya vende en ESpaña desde 41.780 euros, se basa en la plataforma MQB, la misma que usan el Volkswagen Passat, el Audi A4 e incluso el SEAT León.

La gama de motores también es compartida, aunque su opción menos potente es el 2.0 TDi de 150 CV, estando en el tope de gama el 2.0 TSi de 280 CV, tracción total 4MOTION y cambio DSG de doble embrague y siete relaciones. Una versión que se pone en los 51.760 euros sin extras… vamos, que barato lo que se dice barato, no es. Aunque también habría que destacar el precio de sus principales rivales, como el Audi A5 Sportback, cuya versión más similar, con acabado Sport y el motor 2.0 TFSi de 252 CV y tracción total quattro, asciende a los 57.845 euros.

¿Puede por tanto, un generalista ofrecer un coche premium? Pues sí, poder puede. Volkswagen ha demostrado que es posible tener modelos de alta gama siendo un fabricante ‘de masas’. Pero nadie asegura un éxito de ventas, ni un reconocimiento general del sector. Y mucho menos de los conductores, muy dados siempre a usar la típica expresión ‘no pago eso por ese coche’. También es cierto que Volkswagen lleva muchas décadas trabajando para tener la imagen que desprende actualmente, lo que hace que su camino en este segmento sea mucho más sencillo.



Fotos del Volkswagen Arteon



 

Volkswagen Arteon. ¿Puede un fabricante generalista ofrecer un modelo premium?
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *