Volkswagen Polo GTi. Muy cerca de lo que fue el Golf GTi V

Volkswagen Polo GTi

El Volkswagen Polo recibió una profunda renovación en verano, que daba como resultado un modelo muy cercano al Golf en muchos aspectos. Un camino que están siguiendo, por lo general, en el segmento de los utilitarios. Se gana en imagen, se gana en calidad y empaque, aumenta equipamiento mientras que, al mismo tiempo, sube el precio. Algo irremediable si se quiere acceder a todo lo que ofrecen estos coches actualmente, por mucho que los compradores pongan el grito en el cielo. Las cosas no se regalan, todo tiene un coste.

Costa renovación, el Volkswagen Polo alcanza la sexta generación y sube algún peldaño que otro en cuanto a categoría aunque, como puede ser evidente, no llega al nivel de un Audi A1. El modelo Premium por excelencia de la categoría, junto al MINI, sigue siendo la referencia en VAG dentro del segmento, y aún compartiendo muchas cosas con el Polo –plataforma, motores, tecnología– sigue estando un par de escalones por encima en cuanto a imagen, calidad y categoría. Pero el Volkswagen Polo tiene una versión digna de medirse con cualquier modelo Premium que se precie, tanto por imagen como por prestaciones o prestigio: el Polo GTi.

Volkswagen Polo GTi vista lateral

El Volkswagen Polo GTi se presenta no exento de polémica. Los alemanes mostraron orgullosos el nuevo GTi con sus 200 cv, mientras anulaban la llegada del SEAT Ibiza Cupra, con la excusa de la rentabilidad. Esto no gustó a mucha gente, fanáticos de las versiones Cupra de la firma española, que acusaron a Volkswagen de hacerle la zancadilla una vez más a SEAT. Luego apareció el rumor de que el sello Cupra se convertiría en una marca independiente, dando pie a una versión más Racing del utilitario español, pero hasta el momento nada se dabe del y el Polo GTi sigue como único representante, sin con el Audi A1, de estos pequeños matagigantes dentro del Grupo Volkswagen.

Las malas críticas a Volkswagen por parte de los defensores del Ibiza Cupra, vienen dadas por las conocidas sinergias en el compendio automovilístico alemán y por las reiteradas negaciones desde la directiva de Volkswagen, a ciertos requerimientos de SEAT. Un Volkswagen Polo, básicamente, es un SEAT Ibiza con diferente diseño, una puesta a punto y algunos cambios –en ocasiones meros detalles– en cuestiones de acabados. No importa si es un Polo con el motor 1.6 TDi o nuestro protagonista, el Polo GTi. Sabedores de todo esto, los aficionados no ven con buenos ojos la ausencia de un Ibiza Cupra.

Volkswagen Polo GTi vista trasera

El suceso gusta todavía menos, cuando empiezas a leer la ficha técnica y todos los datos del nuevo Volkswagen Polo GTi. Como el resto de la gama, el Polo GTi se basa en la plataforma MQB AO –la misma del Ibiza– y es tan grande como un Volkswagen Golf IV –fabricado entre 1997 y 2001–. Gana, como se ha comentado al inicio, mucho empaque. Sobre todo, si echamos un ojo al habitáculo, donde su diseño rompe con lo visto hasta el momento y resulta muy atractivo. Usando como referente las fotos, la sensación de calidad está presente y si no te dicen que estás viendo un VW Polo, cuesta mucho referenciar este interior con el utilitario alemán. Por mucho GTi que sea.

Un rápido vistazo a su exterior deja claro que no se han complicado con su diseño. Como viene siendo normal entre las marcas del grupo, el diseño es discreto y continuista. No sorprende en absoluto y se mimetiza entre el tráfico sin que nadie caiga en la cuenta, de estar frente al nuevo Volkswagen Polo. Ni si quiera el GTi destaca, aunque se trata de una caracterísitca típica de la marca. A mucho les encanta, a otros les aburre y a nosotros –al menos a quien escribe– nos parece caduco. No es un diseño que resulte moderno precisamente. Un Volkswagen Arteon, por ejemplo, es un coche 100% VW pero destila imagen y modernidad, un coche que será imponente durante muchos años. El nuevo Polo GTI no. Aunque ocurre algo similar con el Ibiza.

Interior Volkswagen Polo GTi

Lo mejor, no obstante, no se ve. Como todo GTi alemán que se precie, combina prestaciones con una puesta a punto eficaz, pero fácil. Lejos de radicalismos o exceso de deportividad como ocurre en el caso de los MINI John Cooper Works. El Volkswagen Polo GTi incorpora el chasis ‘sport select’ con la altura rebajada respecto al suelo uno 15 milímetros. Puede equipar amortiguadores activos, que se verían influenciados por los modos de conducción –normal, sport, eco, confort e individual–.

Para darle vida, se desecha el 1.8 TSi de 192 cv –que tomó el lugar del 1.4 TSi de180 cv– y se coloca el 2.0 TSi en su versión de 200 cv. Como ocurrió en su momento con el mítico 1.8 20vt, este propulsor es tremendamente versátil. Es el mismo cuatro cilindros turbo de 2.000 centímetros cúbicos que equipa el Golf GTi, el Golf R –con 310 cv– o las diferentes versiones deportivas de otros compactos del grupo, como el Audi S3, el León Cupra o el Octavia RS.

Asientos delanteros Volkswagen Polo GTi

Básicamente, VW ha seguido la misma receta de siempre: sinergias al máximo, sencillez, facilidad de conducción y buenas prestaciones. Aunque, también sigue la senda de otros modelos de la marca y su denominación –coche del pueblo en alemán, recordad– cada día tiene menos sentido. El nuevo Polo GTi tiene un precio de 23.000 euros. Incluyendo campañas y descuentos. Un precio Premium, para un modelo que no termina de serlo. VW siempre ha flirteado con la categoría y se mantiene en un término medio entre lo generalista y lo Premium.

Pero, ojo a esto, el Polo podría asaltar el reino del Audi A1 sin compasión si hacemos caso a las habladurías. Estas, hacen referencia a una vuelta de tuerca al concepto, un Polo GTi Clubsport al estilo del Golf. Así parece haberlo dicho Martin hube, portavoz de producto de VW, en unas declaraciones al conocido portal Car Throttel.


‘Existe sobre la mesa una versión Clubsport para el Polo. Estamos pensando en una variante de 265 cv con diferencial de deslizamiento limitado que ya montamos en el Golf, por lo que hay posibilidad para el Polo’


Volkswagen Polo GTi tres cuartos delantero

Estaríamos ante un auténtico deportivo de pequeño tamaño, que pondría en serios aprietos incluso al Volkswasgen Golf GTi. De hecho, el propio Hube comenta la situación.


‘Todos sabemos que el Golf está esperando a la próxima generación, por lo que ahora es el momento de que el Polo ponga bajo presión al Golf sin ninguna duda’.


Si finalmente apareciera un Polo GTi Clubsport, entraría de lleno en el terreno del Audi S1 de 231 cv, del Mini John Cooper Works con mismo caballaje e incluso, se vería las caras con el radical Toyota Yaris GRMN. Éste último menos potente, mucho menos –212 cv– pero con una puesta a punto más Racing y una tarifa cercana a la del MINI –29.900 euros–.


Volkswagen Polo GTi. Muy cerca de lo que fue el Golf GTi V
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *